Judo

noticias

La gran odisea granate
26.04.2014

La gran odisea granate

Los judocas de la institución fueron a participar del Campeonato Argentino en Madryn, donde consiguieron un total de nueve preseas. Sin embargo, tuvieron ciertos problemas para llegar debido a la caída de un puente, el cual era la única ruta de acceso para llegar a destino. Ignacio Narváez nos cuenta cómo fueron los hechos.

Contra todos los pronósticos, cambios de recorrido, poco descanso y llegando casi a suelo chileno, los judocas del Club Lanús colocaron otra vez a la institución en lo más alto del judo a nivel nacional. Con diez participantes, los chicos lograron nueve medallas, entre las que se incluyen cuatro de oro, dos de plata y tres de bronce, en el Campeonato Argentino de Judo de Puerto Madryn. Cabe destacar que por tercer año consecutivo, un Granate se consagra campeón argentino senior, la categoría más grande del judo argentino.

El equipo, al mando del sensei Ignacio Narváez, tuvo que realizar más de 3000 kilómetros para llegar a la sede debido a la caída del único puente de acceso a Madryn, por lo que el lugar de la competencia estaba incomunicado totalmente.

A continuación, el sitio oficial te cuenta quiénes fueron los integrantes del plantel de judo y los ganadores de las preseas:

Javier Bergaglio:Campeón argentino

Valentina Narváez:Campeona argentina

Matías del Biondi: Campeón Argentino

Lidia Arias:Campeona argentina.

Gonzalo Loureda:Medalla de plata (Cadetes)

Martín Olveira:Medalla de plata

David Gaudiosi: Bronce

Joaquín Sourace: Bronce

Gonzalo Loureda:Bronce (Novicios)

Lautara Luna:Octavo

Santiago Marchetti:Décimo

El sensei Narváez nos cuenta cómo fue la odisea que debió afrontar el equipo granate para disputar el Campeonato Nacional: "Para llegar a destino, fuimos desde Bahía Blanca, pasamos por Bariloche, Cipoletti, Río Negro, Neuquén, Villa Pehuén (límite con Chile). En El Bolsón, nos avisaron que el paso por Trelew estaba cortado por gendarmería; de ahí fuimos a Esquel, donde pudimos descansar un poco. De allí, volvimos a  Trelew hasta llegar a Madryn.

Y luego, añadió:"Cuando llegamos no había agua ni luz en el hotel. íbamos al baño de una estación de servicio que estaba en frente de donde nos alojábamos. Tampoco había luz en el estadio; en un torneo de esa magnitud es obligatorio que haya luz debido a que se llama por tableros electrónicos a los luchadores".

Por otro lado, destacó la actitud de Martín Olveira, quien sufrió una infección en la pierna: "Olveira ganó la primera pelea y después perdió las dos porque no estaba al 100 por ciento fisicamente ya que estuvo internado con una infección y se levantó para ir a luchar. Fue a luchar a la mañana y lo hizo a las once de la noche. Precalentó tres veces. Fue un Nacional durísimo el que hicimos".

   

Noticias relacionadas