Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Guillermo:“Estaba desnaturalizado el juego”

Las inclemencias climáticas capitalizaron todo el protagonismo en la tarde del domingo e imposibilitaron el normal desarrollo de la visita a Victoria. La incesante lluvia y fuertes vientos obligaron la detención del partido frente a Tigre y Guillermo Barros Schelotto avaló esa determinación en rueda de prensa.  
 
El técnico de Lanús atendió a los medios en la zona mixta, apenas unos minutos después de la suspensión, y en una alocución concisa compartió su pensamiento. En relación con la decisión de Fernando Echenique, el Mellizo sostuvo: “El juego estaba desvirtuado por las condiciones climáticas, ni nosotros podíamos jugar como nos gusta, ni Tigre.
 
Lamentablemente la cancha se inundó, después empezó a llover más y en el entretiempo el referee de manera acertada determinó no continuar el partido, porque no se podía jugar”.
 
La incógnita que sobrevoló en el ambiente se ligó a la medida de iniciar el encuentro, teniendo en cuenta el estado del terreno. Sobre este tópico, Guillermo opinó: “Cuando empezó el partido estaba bien el campo de juego, pero siguió lloviendo, con el correr de los minutos te dabas cuenta que la cancha se ponía peor y ya estaba desvirtuada la naturaleza del juego”.
 
A la hora de abordar el análisis de las acciones de juego, el entrenador consideró: “En lo futbolístico no hay mucho que decir porque era levantar la pelota y tratar de meter la bocha en el área contraria”.
 
Indudablemente la acumulación de agua no favorecía a la idiosincrasia del Granate, esa que se basa en el cuidado del balón y la circulación al ras del césped. Con respecto a esta cuestión, Barros Schelotto aseveró: “Es relativo, estaba desnaturalizado el juego. Me parece que no había que presionar a los futbolistas a seguir a pesar de la lluvia y el viento, porque se dejaba de ver el espectáculo, que es lo que nos gusta a todos los amantes de este deporte”. 
 
A la hora de detallar el momento de la suspensión, Guillermo contó: “Nos llamó el árbitro para darnos su visión de que no podía continuar y coincidimos, tanto la gente de Tigre como nosotros, porque era levantar la pelota y que alguno se equivoque” y agregó: “Fue una decisión cien por cien del árbitro, porque es el encargado de tomar esa resolución”.
 
Por último el técnico respondió a la consulta de algún indicio de la reanudación del cotejo y expresó: “No se que se va a hacer al respecto, imagino que se jugará en una semana que nos toque un domingo”.

OTRAS NOTICIAS