Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Punto con sabor a poco

En el choque más atrayente, que retó a dos contendientes protagonistas, se retiró con una sensación agridulce porque no logró conservar la ventaja acaparada. Lanús empató 1-1, como local, frente a River Plate, en el marco de la novena jornada del Torneo de Transición 2014.
 
El elenco de Guillermo Barros Schelotto se adelantó en el marcador con un tanto de Lautaro Acosta, pero el colombiano Teófilo Gutiérrez golpeó las ilusiones del Granate en el segundo tiempo para sellar la igualdad.
 
A partir de este resultado, Lanús sumó su quinto partido sin conocer la derrota, así como no concretó su objetivo de reducir la brecha con el líder y ostenta 17 unidades para continuar a cuatro del conjunto de Marcelo Gallardo.
 
Con la única variante de Ortiz por el suspendido Leandro Somoza, la tripulación del Mellizo tardó algunos minutos en acomodarse en el juego, que arrancó como una partida de ajedrez, dado que los dos  oponentes se estudiaron los movimientos. Bajo una dinámica algo errática, pero con decisión y valentía para asumir los riesgos frente al equipo sensación, el local progresó en el terreno, principalmente con las conexiones por izquierda entre Acosta, Ayala y Velázquez.
 
La primera ocasión de peligro estuvo en manos de River, que aprovechó el posicionamiento en campo contrario de Lanús, ya que Gutiérrez definió cruzado entrando por el sector izquierdo del área, a los 22 minutos.
 
A partir de ese aviso, el Grana profundizó su intención y creó un ecosistema favorable, así llegó un disparo de Velázquez, que rozó la red a los 25 y al minuto Ortiz ejecutó un fortísimo remate en un rebote del córner, que se chocó con una polémica mano de Ponzio.
 
Inmiscuido en la supremacía, Lanús forzó otra jugada discutible, cuando Acosta presionó en el extremo derecho, recuperó y asistió a Melano para convirtir, ante una seña de Beligoy de continuidad, pero que el línea consideró foul del Laucha, para anular el tanto, a los 29.
 
Las ataduras del inicio se transmutaron en emociones, como se preveía por la calidad de ambos planteles. Por eso, la visita encontró otras oportunidades, sobre todo en el afán de atacar del oponente, como una volada de Marchesín para desbaratar un intento de Pisculichi, a los 31. En el tiro de esquina consecuente, Mora estrelló el travesaño, tras ganarle la posición a Braghieri con un claro empujón.
 
Finalmente, el elenco de Barros Schelotto tradujo en la red su mejor rendimiento, cuando a los 37 Romero habilitó con un pase al vacío a Acosta, que entrando por izquierda le pegó de primera con su pierna menso dúctil, para abrir el marcador y desatar el festejo de las más de 25 mil almas presentes  en La Fortaleza.
 
Tras las charlas en vestuarios, el trámite se trastocó, merced a una merma en la intensidad. El Grana cedió inconscientemente el terreno y retrasó las líneas, tal vez motivado en una mejor ejecución de la presión del Millonario.
 
Pisculichi lanzó un venenoso tiro libre, que Marchesín alcanzó a desviar y rebotó en el horizontal, cuando corrían 18 minutos. Atento a esta merma, Guillermo mandó al césped a Benítez, en la búsqueda de mayor frescura por Melano. En contraposición, Gallardo optó por rearmar el dibujo táctico con las modificaciones e implementó un 3-3-1-3.
 
La tendencia peligrosa del Granate se cristalizó en el peor augurio, cuando Teófilo Gutiérrez probó de lejos, se produjo un leve desvió en Braghieri y el balón se coló en el caño izquierdo de Marchesín para igualar las acciones a los 26.
 
Motivado en recuperarse del golpe, el conjunto del Mellizo apeló a la enjundia e intentó construir espacios, pero ese estímulo se relacionó más con el ímpetu que con la claridad. En contraposición, River aprovechó ese deseo para hallar resquicios en los contraataques, como la nítida situación de Gutiérrez, que tras amagar en el área, se topó con un excelente achique de Marchesín, a los 32.
 
En el tramo decisivo, el local intentó, pero sus coordinaciones lucieron forzadas, por el cansancio del desgaste y no logró llegar a posiciones de peligro. De esta manera bajo un halo de tensión, nerviosismo y carácter, el encuentro culminó en empate, con sabor a poco para Lanús por haber asestado el primer golpe.
 
Síntesis del partido:
 
Lanús (1): 1- Agustín Marchesín; 4- Carlos Araujo, 14- Gustavo Gómez, 2- Diego Braghieri, 6- Maximiliano Velázquez (C); 5- Diego González, 22- Jorge Ortiz, 16- Víctor Ayala; 26- Lucas Melano, 10- Silvio Romero y 7- Lautaro Acosta. DT: Guillermo Barros Schelotto.
Suplentes: 12- Matías Ibañez, 20- Facundo Monteseirín, 21- Nicolás Pasquini, 24- Iván Bella, 11- Jorge Valdez Chamorro, 23- Oscar Benítez y 9- Santiago Silva.

River (1): 1- Marcelo Barovero (C); 25- Gabriel Mercado, 2- Jonatan Maidana, 6- Ramiro Funes Mori, 21- Leonel Vangioni; 8- Carlos Sánchez, 23- Leonardo Ponzio, 16- Ariel Rojas; 15- Leonardo Pisculichi; 19- Teófilo Gutiérrez y 7- Rodrigo Mora. DT: Marcelo Gallardo.
 
Suplentes: 33- Julio César Chiarini, 20- Germán Pezzella, 3- Eder Álvarez Balanta, 28- Guido Rodríguez, 14- Augusto Solari, 11- Osmar Ferreyra y 31- Lucas Boyé.

Goles: PT 36′Lautaro Acosta (L) y ST 25′Teófilo Gutiérrez (R).
 
Amonestados: PT 27′Lautaro Acosta (L); ST 6′Diego Braghieri (L), 13′Leonel Vangioni (R), 21′Oscar Benítez (L), 23′Ramiro Funes Mori (R), 25′Teófilo Gutiérrez (R), 32′Leonardo Ponzio (R) y 36′Víctor Ayala (L).
 
Expulsados: Gustavo Barros Schelotto (L) y Marcelo Gallardo (R).
Cambios: ST 20′Oscar Benítez por Lucas Melano (L), 23′Augusto Solari por Leonel Vangioni (R), 24′Lucas Boyé por Carlos Sánchez (R) y 26′Germán Pezzella por Gabriel Mercado (R).
 
Árbitro: Federico Beligoy.
Asistente 1: Ariel Scime.
Asistente 2: Eduardo Lucero.
Cuarto árbitro: Sebastián Bresba.
Estadio: Ciudad de Lanús, Néstor Díaz Pérez.

OTRAS NOTICIAS