Aprieta el acelerador

 Inmerso en la previa del retorno de la competencia oficial, Lanús llevó a cabo un entrenamiento matutino el martes, en Arias y Guidi.
 
La jornada de la tripulación de Ezequiel Carboni comenzó en el gimnasio de alta tecnología, contiguo al vestuario. En ese espacio, el preparador físico Héctor Cóceres diagramó un set de cuarenta minutos, que abordó el tren superior, preventivos de lesiones y los diferentes planes individuales, según la necesidad de masa muscular de cada jugador.
 
Tras esa primera fase, la práctica continuó en el campo cinco del polideportivo. En el césped, el cuerpo técnico diseñó dos ejercicios para tratar las altas velocidades. De esta manera, el primer bloque constó de movimientos rápidos y retroceso en función de la especificidad de los puestos. Mientras que la segunda propuesta se trató de duelos de dos contra uno y tres versus dos con definición y retroceso ante la pérdida de la pelota. Estas tareas demandaron veinticinco minutos.
 
Para finalizar varios players optaron por ensayar remates de media distancia, con un control, de afuera del área grande. Así como otros futbolistas eligieron recrearse con locos o dominio de la pelota.
 
El mediocampista Leandro Maciel volvió a intensificar su recuperación del edema del gemelo derecho y completó tareas alrededor de las canchas cuatro y cinco y se prevé que en los próximos días se sumará a la par de sus compañeros. Por su parte, el lateral José Luis Gómez desarrolló otra rutina de su plan de fortalecimiento muscular y se aguarda su desenvolvimiento normal para la semana entrante.

 

 


OTRAS NOTICIAS