Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Nota a Sebastián «Chucky» Blanco

La Copa Libertadores de América y el torneo Clausura 2009 ya están a la vuelta de la esquina, tanto para el como para todo Lanús, que se prepara con todo en Mar del Plata para dejar lo mejor de sí en ambas competencias. Pero Sebastián Blanco, suma a los desafíos grupales uno muy personal, la selección.

.El «Chucky» aclaro sobre las posibilidades de integrar la selección de Maradona que para ello deberá mantener el buen nivel «no es fácil mantener el nivel, pero uno trabaja y trata de hacerlo. No lo siento como una responsabilidad ni una presión», aclaró.

Es que en el fantástico campañón de Lanús el pasado Apertura 2008, el «Chucky» se puso la pilcha de conductor convirtiéndose en la figura del equipo y logrando que gran parte de las jugadas de gol pasen por sus pies. Con esa habilidad que lo caracteriza supo ganarse el cariño de la gente y la admiración de aquellos amantes del fútbol vistoso, como Diego Armando Maradona, director técnico de la Selección Nacional que ya lo incluyo en la lista de los privilegiados que defenderán la albiceleste.

El pibe de 20 años culminó un año excelente. Se afianzó en primera y a base de esfuerzo y conquistas fue galardonado con el tan ansiado premio Granate de oro profesional. Y por si fuera poco, (en periodo de vacaciones) participó de un amistoso organizado por la Fundación de «Pupi» Zanetti, donde Diego, el líder del equipo nacional, lo pudo ver de cerca.

Sebastián no pierde la modestia, y entre tantos elogios responde «Mis objetivos son mantener el nivel alcanzado, quizás conseguir un poco más de gol que era lo que me estaba faltando. Mi idea es tratar de cumplir ese sueño de jugar por lo menos un amistoso o un entrenamiento con la selección. Pero siempre manteniendo el perfil, tratando de dejar todo en el club».

Está claro que Blanco no es cualquier jugador, es un distinto. Pero deberá mantener el nivel superlativo que desarrolló tanto en su aparición en primera en el glorioso Apertura 2007, como en el último certamen para continuar en la elite y ser citado por el 10 campeón del mundo «no es fácil mantener un nivel, pero uno trabaja y trata de hacerlo. No lo siento como una responsabilidad ni una presión, sino como una presión pero linda. Que una persona como Diego te esté mirando es como una motivación extra, así que hay que tomarlo positivamente», aclaró con gran seguridad el enganche.

OTRAS NOTICIAS